Prohibir el tráfico en centros urbanos

Prohibir el tráfico en centros urbanos

En los últimos años nos encontramos cada poco tiempo con la polémica a la que se enfrentan algunas grandes ciudades del mundo sobre el tráfico y la contaminación. Recientemente hemos visto como en Madrid se limitaba la circulación en el centro a matrículas pares o impares dependiendo del día debido a los altos niveles de polución atmosférica.

Las grandes ciudades asiáticas se han acostumbrado a llevar máscaras para protegerse de la alta contaminación, es tal el punto que alcanzan que se pasan diversos días sin lograr ver el sol o un trocito de cielo. Los días cuando la contaminación llega a su punto más álgido, se crea una densa niebla que imposibilita poder ver con claridad a tan solo unos pocos metros.

Este es un problema con que habrá que lidiar durante los próximos años y en el que debemos poner freno lo antes posible, o el resto de ciudades occidentales seguirán el mismo camino hasta que el remedio deba de ser tan drástico como la situación lo requiere. Si actuamos con tiempo concienciándonos de la urgencia extrema que nos atañe, todo apunta a que la solución pasará por dos caminos muy importantes:

El transporte público. El transporte público debe de ser cada vez más eficiente para que todo el mundo pueda tener una solución para acudir a su trabajo, incluso si vive en las afueras de las ciudades. Cuando decimos más eficiente pensamos en desplazamientos que ocupen la totalidad del área metropolitana con horarios accesibles para evitar perder un transporte y llegar una hora tarde. El precio también debe de ser asequible, son desplazamientos diários que en muchos casos hacemos hasta cuatro veces.

Los vehículos eléctricos. En algunos casos se trataría de transporte público eléctrico, como autobuses urbanos, taxis o bicicletas eléctricas de alquiler y en otros supuestos vehículos privados que utilizaran este tipo de motores, bien sean velociclos eléctricos, coches o motos.

Actualmente, las bicicletas electricas son el tipo de vehículo eléctrico más adecuado para desplazarse por ciudad, ya que como el resto de la familia no solo no contaminan, sino que además evitan todos los atascos que se producen con el lento tráfico de los coches, incluso aquellos eléctricos de pequeño tamaño que si bien se aparcan con más facilidad, siguen quedándose atrapados en los grandes atascos urbanos.bonneville

Las bicis eléctricas permiten desplazamientos más largos y a una mayor velocidad que las bicis convencionales porque con la ayuda que supone el motor no es necesario cansarse para poder avanzar bastantes kilómetros. Por eso, se convierten en una alternativa perfecta para aquellos que viven lejos del centro y no quieren o no pueden usar un coche.

El motor de estas bicis hace que también sea posible usarlas a personas que no están en una gran forma física o directamente nunca han realizado deporte. Recorrer más de diez kilómetros de ida y otros tantos de vuelta cuando no hay fondo físico puede ser cansado o imposible en muchos casos, especialmente si hay cuestas en el trayecto.

Pero con la ayuda del motor el pedaleo asistido las cuestas no son problema y los kilómetros tampoco tienen por qué suponer un obstáculo. Se podrá llegar al trabajo y además, hacerlo sin verse sofocado o sudoroso, algo que resulta bastante desagradable, especialmente si no hay posibilidades de cambiarse de ropa antes de comenzar la jornada.

¿Cómo será pues el futuro del tráfico en centros urbanos? Apostamos porque habrá muchos menos coches particulares, muchos más autobuses posiblemente eléctricos y coches de pequeño tamaño, de una o dos plazas eléctricos conviviendo en armonía con las bicis con asistencia al pedaleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*